Test de O’Sullivan.

image

Queridas niñas, hoy os voy a contar un cuento. Un cuento de miedo. El protagonista de este cuento es un médico malvado que se llamaba O’Sullivan.
El doctor O’Sullivan debía ser un amargado, uno de esos científicos nihilistas que citan a Nietzsche a la mínima de cambio y que se empeñan en aterrorizar a los niños con inyecciones gigantes.

Estaba un día el doctor O’Sullivan aburrido en su consulta cuando se le ocurrió en idea, pensó en crear una prueba para complicar la vida a las pobres embarazadas. La prueba consistiría en hacerles beber 50 gramos de azúcar disuelta en agua, esperar una hora y despues hacerles un análisis de sangre. Todas aquellas pobres embarazadas que dieran un resultado por encima de 140mg/dl tendrían que ser castigadas.
Pero ¿quė castigo podría ponerles? Primero pensó en castigarlas sin comer caramelos, ni fresas, ni helados ni todas las cosas buenas que les gustaban a las embarazadas pero después pensó que era poco castigo.

Así que pensó en hacerles algo peor… Diseñaría otra prueba y la llamaría: “La muerte por azúcar”.- No, no le sonaba bien, la llamaría: “La curva de la muerte”.- No, no tampoco le sonaba bien, le recordaba a accidentes de tráfico. Mejor le ponía un nombre más científico para que las pobres embarazadas fueran desprevenidas a hacersela. La llamaría: “La curva de la glucemia” (leer con risa malvada) Ja ja ja. Ja ja ja ja. Ja ja ja ja.

image     A mi he ha cazado el malvado dr. O’Sullivan.

Test de O’Sullivan. Es una prueba que se hace de manera sistemática a todas las embarazadas en nuestro país entre la semana 24 y la 28. En algunas comunidades autónomas también se realiza durante el primer trimestre. Esta prueba no se hace en otros países de Europa de forma indiscriminada a todas las embarazadas. Sino que se realiza sólo a aquellas mujeres que por antecedentes o por sus características son susceptibles de padecer diabetes gestacional.
La prueba se realiza en ayunas, aunque este requisito no es imprescindible. Se realiza una extracción de sangre y se mide el nivel de glucosa basal. A continuación, la embarazada debe ingerir un líquido que contiene 50 g. de azúcar disueltos en agua y una hora más tarde se vuelve a extraer sangre para medir de nuevo la glucosa en sangre.
La glucosa en sangre debe ser menor a 140mg/dl en las dos extracciones. Si alguno de los dos resultados es igual o superior a 140 mg/dl se debe realizar una prueba diagnóstica conocida como test de tolerancia oral a la glucosa o curva de glucemia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: