7 Cosas que nadie te cuenta de la cesárea. Primera parte.

Si hubiera tenido la oportunidad de elegir entre parto natural y cesárea no sé qué habría hecho. Hay un montón de defensoras públicas del parto natural con sus razones bien argumentadas y su notoriedad pública. También hay muchas mujeres que cada año se someten a una cesárea electiva y sus razones tendrán pero, como no quieren ser quemadas en la hoguera ni perseguidas por la Santa Inquisición Maternal, se mantienen en el más estricto anonimato.

Imagen miembros de la Santa Inquisición Maternal dando caza a una madre disidente
Antes de que alguien empiece a montar la hoguera os diré que en mi caso fue una decisión médica. En cualquier caso, elegir entre parto natural o cesárea me parece que es como elegir entre susto o muerte. A ver cuando inventan la teletransportación natal y podemos acabar con esa maldición bíblica de parir con dolor.

Mientras tanto aquí van tres cosas que nadie te cuenta de la cesárea.

1. Lo importante no es el tamaño. 

Un par de semanas después de dar a luz, como manda la tradición fui a mi oficina a presentar a La Canija a mis compañeros de trabajo. Después de los típicos comentarios (que pequeña es, ¿a quién se parece?, aprovecha ahora que pasa muy rápido, etc…) me acerco a un corrillo de compañeros hombres donde el gallito de la oficina comenta:

-No sé de qué se quejan tanto las tías si las cesáreas de ahora son una tontería. Les dejan una cicatriz así de pequeña.

Pero cacho de carne inhumana! ¿Qué tendrá que ver el tamaño de la cicatriz con la profundidad del corte? La cesárea es una cirugía mayor. Te cortan la piel y te dejan una cicatriz de (solo) 15 centímetros pero también te cortan músculo abdominal y el útero. Ya me gustaría verte a ti en un parto de 24 horas. Si tú eres el típico que se corta con un folio y monta un drama. Lo mejor con los machos alfas es hacerles un zasca en plan broma:

-Sí, mi cicatriz es justo de ese tamaño, como se nota que conoces bien esa medida, eh?


2. En el quirófano hay una fábrica de congelados. 

Y tú que creías que Rodolfo Langostino, venía de Argentina, de Huelva o, más probablemente, de China y no: Rodolfo Langostino hasta que llega la navidad y va a tu casa a cenar vive en un quirófano del ala de Maternidad del Hospital.


Nada más entrar te pones a temblar como una loca pero no es de miedo porque te van a cortar por la mitad, que también, es de frío. Y empiezas a buscar dónde han instalado la fábrica de helados, porque aquella temperatura no es normal. Entonces aparece tu ginecólogo vestido de verde y te dice: – ¿estás lista? Y tú que hace rato que te notas rara por la anestesia le contestas: – A sus órdenes Capitán Pescanova.

3. ¿Es médico o ventrílocuo? 

La cesárea en sí dura más o menos unos 15 minutos. Me refiero al hecho de rajarte como a una sandía y a sacar al bebé de turno. Mis recuerdos incluyen un miedo atroz, un marido pálido como una sábana y a la Canija que, para ser sinceros, nada más sacarla parecía un conejo “deshoyao”.

Hasta ahí, parecía que todo iba más o menos bien y te confias. Mal. Lo peor de la cesárea llega en la segunda parte: tú no notas el dolor pero sí notas al Capitán Pescanova hurgandote por dentro un buen rato. Tanto que empiezas a sospechar que se ha dejado el reloj dentro y ahora no lo encuentra el muy jodío.

Unos diez minutos después el ginecólogo cae en la cuenta de que su profesión es la medicina, deja de jugar a ser ventrílocuo y te saca la mano de dentro. Tú empiezas a ver la luz al final del túnel y te dices que todo ha acabado pero…¿Qué es ese olor a chamusquina? Y, aunque sigues sin notar dolor, te das cuenta que eres tú la que huele a pata de pollo quemado.

IMG_0232

Encantador, toda una experiencia..

Anuncios

6 comentarios

  1. Hola guapa! Soy nueva en tu blog, me he reido mucho con esta entrada, sobre todo con el zasca de los 15 cm que le hiciste al machito gilipollas de turno. No he entendido muy bien porque olias a chamusquina, no te cosen?? Bueno la verdad que ojala los bebés los trajera una cigüeña y no nosotras a base de dolor, todo sería más facil, el día tal usted recibirá en su casa de manos de la cigüeña Clotilda, a su bebé y algunos regalitos necesarios para su crianza (ya puestoooss) jejejeje Besitos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja! Me ha encantado lo de la cigüeña Clotilda! Lo del olor a chamusquina es porque te suturan con láser y huele a quemado. Muchos Besos! Y Felicidades por tu boda!!!

      Me gusta

      1. Andaaaa!! Eso no lo sabía, creía que eran con brapas la suturaaa. De nada, aunque al cinal no hacemos celebración!!Besito!! Gracias por seguirme!!

        Me gusta

  2. Mis dos hijas nacieron de parto vaginal así que no sé lo que es pasar una cesárea (afortunadamente, porque sólo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias!!!). Sin embargo, aún me he encontrado a algún cavernícola por ahí que asegura a él le duele más su esguince que mi el parto. Con un par.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, hija. Es que hay cada espécimen… A ti habría que darte un premio por repetir maternidad! Muchos besos!

      Me gusta

  3. Ay Gemma, que jartá de reír… xD

    Me parto con el “zas, en toda la boca” que le diste al estúpido de los 15 cm y con el quirófano-fábrica de congelados en el que vino Canija al mundo (que la pobre pensaría que había nacido en Laponia, por lo menos).

    La verdad es que no me puedo imaginar tener que decidir entre parto o cesárea porque cualquiera de los dos escenarios me aterroriza por igual, así que cuando me toque improvisaré y me acordaré de mi madre y su “es por una buena causa” (lo otro que me dijo es que parir es “como si te atraviesan con un cuchillo y empiezan a retorcer y…”, así que entenderás que me quede solo con lo de la “buena causa”. Así es mi madre, un dechado de sensibilidad!

    En fin, siempre he dicho dos cosas: a) que si los hombres tuvieran que parir hace tiempo que los niños nacerían de probetas; y b) que si los niños vinieran de probetas yo ya tenía dos, como poco xD

    Ay señor, aparta de mi este caliz……..

    Gracias por las risas guapetona!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: